Envigado protege la naturaleza


9480976_orig

En Envigado se les ha pedido a los particulares unirse con el municipio para reforestar con especies nativas con la ayuda de la Secretaría del Medio Ambiente y extender los parches boscosos que fortalezcan corredores biológicos como el del tigrillo, rana de chocolate paisa, el  ave cacique candela.

Tras completar estudios con la Universidad Nacional y el Jardín Botánico, Envigado tendrá su sistema de áreas protegidas y, en ellas, ocho especies prioritarias, tres de ellas animales.

En las plantas figuran el árbol de roble de tierra fría, el árbol marfil, la palma de cera crespa, el helecho zarro y el árbol olla de mico.

Al Concejo se presentó el proyecto para proteger bajo alguna figura 38% del territorio de 7.900 hectáreas, dada la alta demanda de suelos para urbanización. En la jurisdicción se destacan además la reinita cerulea, el carriquí, el ocelote y la guagua andina. Todas han sido avistadas con 20 cámaras, que también han captado pumas, zorros perros, zarigüeyas y mapaches criollos.

A la creciente urbanización de las partes medias y altas de las montañas que incide en la pérdida de conectividad de los parches boscosos y demanda de vías, se suman la pérdida de los humedales en un proceso que comenzó hace más de 50 años y cierto tipo de industrialización.

El escarpe oriental de la cordillera, de Caldas a Medellín, pasando por límites con Sabaneta y El Retiro alberga la mayor riqueza biológica de Envigado. Es una respuesta ante amenazas para la vida silvestre en el Valle de Aburrá.

En zona urbana de Medellín el interés son las áreas verdes y la conformación de corredores biológicos, pidiéndole a cada nuevo proyecto urbanístico el componente paisajístico que permita la movilidad de individuos como ardillas y otras en el suelo local. Según Víctor Manuel Vélez Bedoya, biólogo del Área Metropolitana, a las firmas se les pide incluir en el reglamento de propiedad información ambiental sobre el área donde se encuentra el proyecto.

“No se trata de frenar el desarrollo, sino que sea armónico con la naturaleza para la preservación de la megadiversidad que ostentamos”.

Una idea de las ventajas de preservarla se encuentra en Caldas, Sabaneta y Envigado, que ofrecen sus zonas boscosas para el turismo de observación de aves. San Miguel, El Salado y La Romera son algunas de las áreas donde se realiza.

Cada especie cumple un papel en el ecosistema. Las serpientes se estigmatizan, pero tienen una función biológica, ecológica, controlan plagas, sirven de alimento. Los quirópteros, por ejemplo, polinizan, dice el biólogo.

Hay un caso: En Robledo, en Medellín, comenzaron a abundar los alacranes. Al investigar se halló que la comunidad había exterminado las zarigüeyas, que hacían el control .

Fuente: El Colombiano

Comentarios

commentarios