Movilidad de las motos en Medellín


parrillero-hombre

Encontramos un articulo de ADN Medellín en el cual le realizan las siguientes preguntas a los candidatos a la alcaldía sobre la movilidad relacionada con los motociclistas y la accidentalidad en la ciudad, nosotros no estamos apoyando ningún partido político, solo queremos mostrarles como se ven las cosas para la ciudad.

Preguntas:

1.En 2014, el 56 por ciento de la accidentalidad de los jóvenes de Medellín estuvo relacionada con la utilización de una motocicleta. ¿Cuál es su propuesta de educación vial o de normas para que los motociclistas tengan un buen manejo en las calles de la ciudad y también se les respete su integridad?

2.El 1o de Agosto quedó en firme la nulidad del decreto que prohibía los parrilleros. Los motociclistas critican la estigmatización social que dejó la medida. ¿Cómo planea romper con el estigma de delincuentes y atracadores que cargan los motociclistas con acompañante hombre?

3. Propuesta de carriles exclusivos para motociclistas surge como alternativa para mejorar movilidad y seguridad. ¿Sería partidario de instalar en Medellín carriles exclusivos para las motos como funcionan en otras ciudades del país? Si es así, ¿se compromete a hacerlo y para cuándo de llegar a ser Alcalde?

Respuestas:

Federico Gutiérrez 

1. Se debe avanzar en la educación y la cultura de nuestros motociclistas con empresas de educación vial, garantizando (con formación y exámenes) que cuando ellos obtengan su pase sepan conducir moto y, además, comportarse respetuosamente en las vías.

El control del cumplimiento de la normatividad se hace con liderazgo de las autoridades de tránsito. Más que medidas restrictivas, un debido control: uso del casco, del chaleco, respeto de la normatividad. Pero también debe avanzarse en educación, cultura y control para que nuestros motociclistas sean respetados.

2.Las medidas transitorias no se pueden convertir en permanentes. Hay que permitir que haya parrillero hombre, pero que todos cumplan todas las normas: Placas visibles, chalecos y cascos marcados. Además, debe existir control y autoridad sobre quienes no lo cumplan, y una lucha estratégica y directa contra el delito, en este caso, el hurto desde las motos que puede manejarse con tecnología y apoyo a los policías para que se actúe con eficiencia contra el hurto.

3.Considero que es una opción que se debe evaluar y lo haremos con todo el rigor técnico para no permitir que la decisión obedezca a cálculos políticos o electorales. De ser viable y conveniente se debe empezar a proyectar este tipo de intervenciones.

Además, si se realiza, solo podría ser en algunas zonas en las que, con una eventual intervención, no habría obstáculos e inconvenientes para los otros medios de transporte, situación que ya se ha dado en otros lugares por falta de una debida planeación.

Héctor Manuel Hoyos

1.Tal como quedó consignado en el programa de gobierno que inscribí ante la Registraduría, la educación se constituye en el eje transversal de mi propuesta de gobierno, por ello la educación vial es un insumo indispensable en la formación del motociclista. Para el desarrollo de esa política educativa, propongo diseñar un plan pedagógico vial, acompañado de una amplia campaña publicitaria, involucrando también a peatones y ciclistas. Se incluirá además la capacitación de los guardas de tránsito a quienes corresponde el control y seguimiento del cumplimiento de las disposiciones normativas.

2. Es una calificación injusta e infundada, el hecho de que algunos delincuentes hayan utilizado la motocicleta como un vehículo para cometer sus delitos, eso no hace del motociclista en general y de “parrillero” en particular, un delincuente. El estigma desaparecerá cuando se verifique que tras la decisión del Tribunal Administrativo de Antioquia, no se incrementó la comisión de delitos, a “cargo ” de los “parrilleros”. Mediante campañas se mostrará que estas personas que utilizan las motocicletas, lo hacen como un medio de trasporte o como vehículo de trabajo.

3.Haré un estudio minucioso para determinar la viabilidad de la destinación de carriles exclusivos para la movilidad de las motocicletas. En principio, soy partidario de tomar esta medida en aquellas vías que por su amplitud e importancia lo permitan, lo que brindaría seguridad y control, no solo a los motociclistas, sino también a los demás usuarios.

Eugenio Prieto Soto

1.Después de los peatones, los motociclistas son las mayores víctimas de incidentes de tránsito en Medellín y en las demás ciudades colombianas. Nuestra prioridad es proteger la vida e integridad de todos los actores de la movilidad, ello implica el fortalecimiento institucional en torno a la seguridad vial a tal punto que nuestra única meta admisible debería ser cero víctimas mortales en incidentes de tránsito. Debemos empezar por la fortalecer la educación y la corresponsabilidad mediante la construir una cultura de utilización responsable de la motocicleta.

2.En el Valle del Aburrá circulan cerca de 600.000 motos, se trata de personas honestas y trabajadoras que utilizan la motocicleta como modo de transporte. No es admisible la estigmatización del motociclista por problemas asociados a la seguridad, la ciudad debe fortalecer sus estrategias y medidas para reducir la criminalidad sin tomar medidas restrictivas a la movilidad de carácter permanente.

3.El propósito de reducir las muertes y lesiones de motocicletas en incidentes de tránsito nos debe llevar a evaluar todas las soluciones y medidas posibles, incluso las relacionadas con la infraestructura y la señalización. Hemos evaluado propuestas como los motocarriles o los espacios para motos en intersecciones (doble cebra), que podrían ser implementadas en el marco de un sistema de movilidad incluyente, seguro y sostenible.

Gabriel Jaime Rico 

1.La respuesta siempre es educación, educación y más educación. Es necesario emprender un proceso de formación bilateral, es decir, para el transeúnte y para el motociclista, enseñándoles a ambos el valor de la educación vial y el papel que cada uno de ellos cumple dentro de la movilidad sostenible. Nuestra ciudad debe avanzar en cultura ciudadana y el eje de esto es el respeto por el otro.

2.Los estereotipos son siempre dañinos. En nuestro modelo de educación en cultura ciudadana para la movilidad sostenible, uno de los ejes será: el respeto y reconocimiento de la dignidad del otro actor vial. Es decir, la idea es que el peatón respete al conductor, y el conductor al peatón, así mismo a los tripulantes de los vehículos, sean estos motocicletas o automóviles. Es claro que la motocicleta es uno de los medios más accesibles para facilitar la movilidad de los ciudadanos que no tienen cómo acceder a un automóvil; la inmensa mayoría de estas personas son gente decente y trabajadora, así hay que reafirmarlo en el proceso de educación y en las campañas de formación. Con más cultura ciudadana, construimos más Medellín.

3.Realmente las cifras de accidentalidad vial reportan un protagonismo predominante de las motocicletas, no sólo en colisiones con vehículos, si no, entre ellas mismas. Hasta tanto no tengamos apropiación de una cultura ciudadana de movilidad sostenible, que es a lo que le vamos a apostar en nuestro gobierno, no consideramos viable aventurarnos a adoptar medidas como estas. Insistimos en que primero hay que educar a los actores de la vía.

Alonso Salazar 

1.No todos los accidentes son responsabilidad de los motociclistas. Son también de otros vehículos y en ocasiones por imprudencias de los peatones.   Esta cifra exige una intervención desde la norma, los controles y la autoridad. Pero una apuesta clave es la cultura ciudadana. Esto es un asunto de corresponsabilidad, un compromiso de cada ciudadano, las autoridades podremos hacer esfuerzos gigantescos pero sin el compromiso ciudadano será difícil. Respeto es el secreto.

2.En los años 90, con el narcotráfico se hizo celebre una frase: “le mando a los de la moto” y ese vehículo se convirtió en un referente de violencia y criminalidad. Esas generalizaciones son absurdas, así como las prohibiciones. Petro en Bogotá recomendó el no uso del celular para evitar el robo. Eso es ridículo.

Esta ciudad ha sufrido mucho con las estigmatizaciones. No podemos generalizar a los motociclistas por un grupo de sinvergüenzas y delincuentes que usan la moto para cometer sus fechorías. La seguridad es una prioridad. Tenemos que ser más inteligentes para combatir a los bandidos y no hacerle daño a la inmensa mayoría de los motociclistas que son trabajadores, padres de familia honestos, estudiantes, mujeres que tienen en la moto su principal medio de transporte y de trabajo.

3.Estoy abierto a hacer una prueba piloto. Si hay buenos resultados (cultura, menos accidentes, cambios de comportamiento) se analizaría la posibilidad de crear uno o más carriles exclusivos. Lo anterior en armonía con nuestro proyecto de movilidad que privilegia el sistema público masivo, el viaje a pie y la creación de carriles para bicicletas.

Me hago estas preguntas: ¿nuestra malla vial, la distribución de las vías, y los carriles, nos permiten esos cambios inmediatamente? ¿Cuál carril sería el apropiado? El izquierdo que es de uso para adelantar, el intermedio es un poco riesgoso y el derecho tiene otros usos como el servicio a los pasajeros.

La solución a los diferentes problemas de movilidad en Medellín, debe estudiarse y consultarse, no imponerse. No se puede afectar o privilegiar un medio de transporte sin considerar el impacto que generará en los otros y en sus beneficiarios.

Nosotros proponemos que el Metro debe crecer. Una apuesta es la de dos sistemas de monorriel, ciclorutas, viaje a pie, compra de más vagones para el Metro y por supuesto nuevas vías. Creemos que al ciudadano contar con un sistema de transporte público y eficiente va a dejar su carro o su moto en casa. Esto es más oxígeno y menos CO2 que es igual a sostenibilidad.

Con el monorriel esperamos movilizar cerca de 500 mil pasajeros y dar un gran salto en el crecimiento del sistema público de transporte en Medellín.

Juan Carlos Vélez

1. Nosotros vamos a realizar un programa de educación vial para lo cual acudiremos a recursos del Fondo Vial Nacional. Haremos una campaña para que se cumplan perfectamente las normas de seguridad vial en el país. Por ejemplo, exigiremos en toda la ciudad el uso del casco, ya que diría que en un 50% de Medellín no se utiliza éste. Y por otro lado, en ese proyecto de seguridad vial, haremos énfasis en seguridad vial no solamente para los motociclistas sino también para los conductores de vehículos automotores, que también tienen parte de la responsabilidad de los accidentes de motocicletas que hay en la ciudad.

2. La seguridad de Medellín se logra con presencia constante y permanente de la autoridad, en mi alcaldía habrá puestos de control por toda la ciudad para evitar que las personas porten armas de manera ilegal. La solución para combatir el delito no es prohibir el parrillero, es con la presencia de la autoridad en la ciudad.

3.Ese es un tema que hay que seguir evaluando. En Sao Paulo no funcionó bien el carril exclusivo para las motos y la información que tengo es que en Cali ha tenido dificultades en su aplicación. Lo importante es que establezcamos una política de convivencia de las motos y los vehículos automotores en las vías públicas, atendiendo al cumplimiento de las normas de seguridad vial.

Comentarios

commentarios